Cómo se regulará ahora la circulación de mascotas en la P.H.

El pasado 3 de septiembre fue expedida la ley 2054 de 2020, que tiene como objeto atenuar las consecuencias sociales del maltrato animal y la tenencia irresponsable de los animales domésticos de compañía.

Teniendo en cuenta que muchos de los propietarios de mascotas residen en inmuebles sometidos al régimen de la propiedad horizontal, el artículo 10 de la nueva ley 2054 de 2020  contiene una nueva regulación para el tránsito y permanencia de los animales domésticos y mascotas en los bienes comunes de edificios y conjuntos. En efecto, el artículo 10 de esta ley modifica el artículo 117 de la ley 1801 de 2016, que contiene el Código Nacional de Seguridad y Convivencia ciudadana, mejor conocida como Código de Policía, cuyo texto es el siguiente:

ARTICULO 10o. Modifíquese el artículo 117 de la Ley 1801 de 2016, el cual quedara así:
Artículo 117. Tenencia de Animales domésticos o Mascotas. Solo podrán tenerse como mascotas los animales así autorizados por la normatividad vigente. Para estos animales el ingreso o permanencia en cualquier lugar, se sujetará a la reglamentación de los lugares públicos, abiertos al público o edificaciones públicas.
No podrán prohibirse el tránsito y permanencia de animales domésticos o mascotas en las zonas comunes de propiedades horizontales o conjuntos residenciales. Los ejemplares caninos deberán ir sujetos por medio de traílla y, en el caso de los caninos potencialmente peligroso (sic), además irán provisto (sic) de bozal y el correspondiente permiso, de conformidad con la Ley.
Los administradores de los conjuntos residenciales y de propiedades horizontal (sic), quedan autorizados para no aplicar las normas de los Manuales de Convivencia que contraríen las disposiciones aquí descritas; por tanto, deberán solicitar de manera inmediata a las Asambleas de Copropietarios, la actualización de los Manuales de Convivencia de propiedades horizontal (sic) o conjuntos residenciales, a la normatividad que contempla el capítulo II del presente código.



Cómo se regulará la permanencia en zonas comunes

La redacción de la nueva norma permitirá que ahora las mascotas circulen libremente por las zonas comunes del edificio o conjunto, sin limitaciones de lugares y horarios, para lo cual solo podrá exigirse que se encuentren en compañía de una persona que los sujete con traílla o collar, en caso de ser un canino, y además bozal de ser una raza de manejo especial. Pero en el caso de gatos o cualquier otro tipo de mascotas permitidas, como cerdos miniatura, tortugas o conejos, por citar algunos ejemplos de otras mascotas que habitan en propiedades horizontales, no se requerirá del collar ni de la compañía.

Será importante precisar sin embargo, que si bien es cierto la circulación y permanencia de las mascotas en las zonas comunes no podrá prohibirse, la norma no desconoce la autonomía de las propiedades horizontales para imponer sanciones a quienes durante dicha permanencia, no controlen que sus mascotas realicen sus deposiciones o micciones en la zona común, o también generen ruidos en éstas.

Una ley para mejorar o deteriorar la convivencia?

Es claro que uno de los mayores problemas de convivencia en las propiedades horizontales, es el que genera el inadecuado manejo de mascotas, en especial por la falta de cuidado de sus propietarios en el manejo de sus excrementos o heces, ante lo cual los Reglamentos de Propiedad horizontal, los Manuales de Convivencia o las propias asambleas, habían optado por no permitir la permanencia de mascotas en bienes comunes, además de incluir sanciones en los primeros para quienes violaban la restricción, pues  dado que las mascotas no tienen la capacidad de controlar el lugar en que realizan sus deposiciones, ante el descuido de los propietarios que sí podían tomar las precauciones necesarias para evitarlo, terminaban haciéndolo en cualquier lugar de la zona común.

Esta nueva norma anula de un solo plumazo las restricciones de circulación de mascotas en zonas comunes, contenidas en reglamentos, manuales y actas de asamblea, que ahora no podrán aplicarse, con lo cual, si bien en principio se favorece a los propietarios de las mascotas, pues ya no tendrán que salir de la copropiedad, será difícil, por no decir que imposible, controlar el lugar en que los animales realicen sus deposiciones.

Consideramos que probablemente las buenas intenciones del legislador, de mejorar la convivencia a favor de los propietarios de mascotas y buscar el beneficio de estas últimas regulando su tenencia responsable, terminará agravando los problemas de convivencia, pues ahora tendrán que ser más drásticas las sanciones que impongan los consejos de administración contra quienes, teniendo su mascota en los bienes comunes, no controlen que las mismas no hagan sus deposiciones en las mismas.

Se el primero en recibir
toda la información de la Propiedad Horizontal

Recibe gratis
nuestros boletines

en tu correo y WhatApp
close-link